lunes, 9 de agosto de 2010

HIGIENE DEL EMBARAZO, PARTO Y PUERPERIO

HIGIENE DEL EMBARAZO, PARTO Y PUERPERIO

El embarazo dura 38 semanas, a partir de la fecundación del óvulo hasta el nacimiento. El feto se considera viable a partir de la semana 28 y prematuro si pesa menos de 2500 gramos al nacer.

Los objetivos del control higiénico del embarazo, parto y puerperio, no sólo son los de prevenir enfermedades y muerte sino también preparar a la madre para el cuidado del hijo y ofrecerle las mejores condiciones para el desarrollo normal de este. El control de la eficiencia de este programa se puede medir matemáticamente a través de la baja de la morbilidad y mortalidad materna y de la reducción de las tasas de mortinatalidad y mortalidades perinatal, neonatal e infantil en general. Lo fundamental que debe incluir la educación sanitaria de la embarazada es la enseñanza de hábitos higiénicos, el cuidado de la alimentación y el adiestramiento en la atención del niño (puericultura).

El control médico del embarazo debe iniciarse apenas éste es conocido. La técnica fundamental es el examen periódico de salud más la educación sanitaria. El ideal es el control de todas las embarazadas y que este se inicie antes del 5º mes, repitiendo las consultas cada 30 días hasta cumplir el 6º mes, cada 2 ó 3 semanas en el 7º y 8º mes, y cada 10 días en el 9º mes. El mínimo de consultas prenatales para el embarazo normal es de una al mes.

El primer examen de salud debe ser completo e incluir: historia médica completa; historia de antecedentes obstétricos; revisión de hábitos alimentarios y dieta actual; condiciones físicas y sociales del ambiente de vida; examen físico completo, incluyendo peso, presión sanguínea, examen general y abdominal, medidas de la pelvis; exámenes de laboratorio tales como orina, albúmina, glucosa, microscopio, factor Rh, radioscopia de tórax, hemoglobina; examen dental y tratamiento; educación sanitaria. Todos los exámenes y los hallazgos deben registrarse en un formulario prenatal para asegurar la continuidad de la atención.

Los exámenes posteriores no necesitan ser tan completos a menos que este indicado. Deben incluir peso corporal, presión sanguínea, auscultación de latidos fetales, fijación de la posición y tamaño del feto, supervisión de la dieta, revisión dental, educación sanitaria y puericultura.

La madre debe llegar al final del embarazo con un diagnóstico y pronóstico bien precisos respecto al parto.

El control médico de la madre durante el puerperio incluye un periodo de reposo de 10 días, cuya primera parte debe ser reposo absoluto en cama para favorecer el proceso de regresión del útero a sus condiciones normales. A los 30 días después del parto la puérpera debe someterse a un examen médico completo (esto es muy importante ya que el 75% de las afecciones ginecológicas proceden de condiciones ginecológicas anómalas no corregidas durante el puerperio).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada